El aplaudido gesto de Adriana Cerezo, la taekwondista de 17 años que ha conseguido la primera medalla olímpica para España