No, el mundo no se acaba el 21 de junio: el Calendario Gregoriano se ha malinterpretado en la última teoría