Han tenido que separar a cinco loros de un zoo de Reino Unido porque insultaban a los turistas