Un niño prodigio de 12 años podría convertirse en el ingeniero aeroespacial más joven: "Aprendo más rápido"

Caleb