El bulldog que se ha hecho famoso porque parece que siempre está triste por culpa de sus cejas