Un hombre casado con un holograma se queda viudo

Akihiko Kondo, el día de su boda