No hace falta ser una princesa para pasar una noche en un castillo: se puede ya por menos de 60 euros la noche