Los peores pantalones vaqueros de la historia cuestan 150 pavos, ¡y se han agotado!