Un tuitero consigue que un hombre de 82 años venda cientos de ejemplares de su libro