Es el trabajo de los sueños y no es ironía: una empresa paga por dormir 9 horas diarias durante 100 días