Pesadilla eurovisiva: se buscan voluntarios con tres idiomas que trabajen gratis y se costeen sus gastos