Una empresa de viajes pagará 900 euros a quien quiera probar tours virtuales por todo el mundo