Si te encanta estar tirado sin hacer nada y hablas alemán, eres el candidato perfecto para la Nasa