Por fin un trabajo molón: se buscan veinte voluntarias para pasar cinco días en una cama de agua