La ardilla más peluche del mundo: vive en Japón y es demasiado abrazable