Chernóbil está lleno de perretes radioactivos que nadie puede tocar (pero tú los puedes ayudar)