Se llama Cocoa, pesa 8 kilos y es el conejo gigante más achuchable del mundo