El gobierno de EEUU se ha visto obligado a pedir que dejen de disfrazar a las gallinas por Halloween