Carta de amor (y llamamiento) al grafitero anónimo de los corazones en la M-30