No es un mito: la lavadora sí se come los calcetines y hay pruebas