Pepe o María del Carmen: el reto auditivo más enrevesado de la cuarentena