Fui a ARCO con ganas de postureo y encontré 5 razones por las que no volvería a ir