La chica de la curva: la leyenda de terror más famosa tiene un lado real