El primer Museo de la Vagina está en Londres y su visita es mucho más que una exposición