Vivimos el desfile del Orgullo desde una carroza y fue un sueño hecho realidad