Julián, 33 años: “El VIH me ha hecho ser mejor persona, la vida me dio un toque de atención”