Dios existe y se llama Lady Gaga: me recorrí medio mundo para ver a mi musa en Las Vegas