El Museo de Cera de Madrid es un lugar maravilloso (y está lleno de crossovers muy locos)