Una tía buena en silla de ruedas te explica por qué te da pena su vida