Insomnio, náuseas, dolor de espalda y otros síntomas que pueden esconder un problema psicológico