Viví nueve meses en Londres y me quedó muy claro que es la peor ciudad del mundo