Los fans de Harry Potter hacen sus sueños realidad: pueden dormir ya en la casa en la que nació la leyenda