El karaoke japonés llega a Madrid: lo probé y me sentí toda una artista sin pasar vergüenza