Qué me estás contando: la cicatriz de Harry Potter no era un rayo