Leticia tiene 22 años y no le gustan los animales: “No sé si eso me hace mala persona”