El efecto llamada y otros mitos falsos que hacen que el suicidio siga siendo tabú