El museo de la resaca existe: visitarlo tras una noche de fiesta es tan recomendable como tomar ibuprofeno