La prenda que más ha gustado (y la que menos) de la colección de ropa de Rosalía