Iratxe y Déborah se fueron a vivir a una furgoneta por el precio de los alquileres y ahora recorren el mundo en ella