La bajona del Blue Monday podría ser algo más serio: claves para identificar una depresión