El chocolate es un buen sustituto del sexo: ¿mito o realidad?