Hemos odiado la Comic Sans por encima de nuestras posibilidades (y ahora vamos a arrepetirnos)