Desinfectar la mascarilla para reutilizarla es posible y solo se necesita un microondas, según Harvard