La calle no sabe nada sobre la declaración de la Renta (y fijo que tú tampoco)