Peor presentación, mayor acierto: un estudio dice que los regalos mal envueltos son un éxito