Experimento muy loco: convertimos un huevo en una pelota blandita