Un estudio demuestra que es más difícil mantenerse delgado ahora que hace 25 años