Ser el ‘mejor amigo’ de los instagramers puede costarte dinero: algunos piden ya una cuota por mostrarte más