La gente a la que le gustan los libros de Harry Potter es mejor persona, según un estudio