Pedos, eructos y coronavirus: algunos expertos creen que podrían ser una vía de contagio